Curar las energías negativas

La energía negativa puede ser causada por muchos factores, incluyendo a nosotros mismos, la gente que nos rodea, los equipos eléctricos, las energías terrestres desalineadas, la magia «negra» y la presencia de espíritus.

La premisa detrás de la limpieza de la energía negativa; ya sea que provenga de fuentes naturales o que sea creada por la falta de pensamiento de la humanidad, o por nuestros propios miedos y ansiedades; es asegurar que no sólo seas positivo y te eleves a ti mismo, sino que tu entorno también sea ligero y esté libre de influencias y energías negativas.

Cualquiera que sea la causa de la energía negativa, hay formas de contrarrestar y minimizar los efectos.

La humanidad ha logrado sobrevivir y adaptarse a muchos cambios en el medio ambiente – desde las drásticas alteraciones climáticas hasta el cambio de las fuentes de alimentos, y hemos superado una variedad de desafíos a nuestro bienestar, desde las plagas hasta la opresión física.

En el mundo actual nos enfrentamos a los problemas tanto antiguos como nuevos, como el estrés electromagnético y las emisiones de microondas de los teléfonos móviles y similares. Somos capaces de superar estos nuevos desafíos y llevarnos a un estado positivo, pacífico, armonioso y «ligero». Somos capaces de hacerlo utilizando el poder de nuestras mentes, nuestra determinación de superar cualquier amenaza a nuestro bienestar y nuestra intención de disfrutar de una existencia feliz y saludable.

A medida que trabajemos en hacernos positivos, saludables y elevados, los efectos de esta curación personal tendrán un efecto más amplio y de mayor alcance.

Influimos en nuestro entorno por la forma en que nos comportamos, lo que pensamos y creemos y nuestra actitud general. Somos capaces de marcar la diferencia teniendo una actitud positiva hacia nuestras vidas y manteniendo nuestro entorno limpio y curándolo con nuestra «luz» positiva.

Somos capaces de reemplazar las energías negativas y la oscuridad en nuestras vidas con la positividad y la luz.

Si todos jugamos nuestro papel en la curación de las energías negativas que nos rodean, nuestro mundo será un lugar más luminoso y brillante y el amor y la paz podrán prevalecer.