El Arcángel Tzaphkiel y el Rayo Violeta de Purificación

El Arcángel Tzaphkiel, al igual que todos los ángeles, no tiene sexo (andrógino), por lo que puede aparecer ante usted como una energía masculina o femenina.

La mayoría de la gente asocia a Tzaphkiel como un Ángel femenino, ya que en el Árbol de la Vida cabalístico se le conoce como la Madre Cósmica del Entendimiento. Ella representa el aspecto de la energía acuática Divina Femenina de la Creación y ayuda al crecimiento espiritual, la sabiduría y la comprensión.

El Arcángel Tzaphkiel te ayuda a trabajar con un Rayo llamado Rayo Violeta de Purificación.

Este Rayo había estado en el planeta entre los años 1300 y 1500, me dijo, y ahora ha regresado para que los trabajadores de la luz trabajen con él.

Al contactar con el sientes una increíble y hermosa energía a tu alrededor. La paz desciende y el cerebro se calma. Todos los pensamientos parecen ralentizarse mientras llega la energía.

Este rayo trabaja en el chakra de la corona y ayuda a equilibrarlo y armonizarlo durante el proceso de Ascensión.

En este momento muchos de nosotros estamos haciendo muchas liberaciones y soltando bloqueos que nos han retenido en muchas vidas y ella me explicó que este rayo ayudará a integrar los cambios dentro de nuestro campo energético.

Encuentro este rayo mucho más suave y calmante que invocar la Llama Violeta de Transformación del Arcángel Zadkiel, por ejemplo.

El Rayo Violeta de Purificación tiene una energía más reconfortante y te aporta serenidad.

Cómo invocar al Arcángel Tzaphkiel y al rayo violeta de la purificación

Primero prepara tu espacio sagrado. Enciende una vela o un incienso, rocía un spray de aura o sostén un cristal para ayudarte a conectar con los reinos angélicos y abrir tu sexto sentido. Puedes lanzar un círculo de protección si lo deseas o sentarte en tus Esferas de Ascensión si las tienes.

Oración/Invocación al Arcángel Tzaphkiel

«Arcángel Tzaphkiel te pido que me rodees ahora con tu hermosa luz.

Por favor, ayúdame a conectar con el Rayo Violeta de la purificación.

Por favor, permite que este rayo me atraviese. Por favor, lléname de amor angélico, luz y compasión.

Estoy verdaderamente agradecido. Amén o Namaste».

A continuación, entra en la relajación a través de la respiración. Centra tu atención en ti mismo. Empieza a ser consciente de cómo te sientes.

Cuando estés preparado, lleva tu conciencia a la parte superior de tu cabeza, donde se encuentra tu chakra de la coronilla. Puedes ver la luz Violeta descendiendo hacia tu coronilla e inundando tu cerebro, disfruta de la experiencia.

Mueve el Rayo Violeta de Purificación hacia abajo en tu cuerpo y chakras como lo desees. Puedes pedirle a Tzaphkiel que aumente la energía o la reduzca dependiendo de cómo te sientas.

Cuando sientas que has trabajado con la energía lo suficiente o sientas que la transmutación se ha detenido, puedes agradecer a Tzaphkiel y tomarte un momento para comprobar que estás conectado a tierra en tu cuerpo de nuevo.