La abundancia y la ley de atracción

La abundancia es un principio universal que muchos de nosotros no experimentamos porque lo interpretamos mal. Creemos que significa tener cosas materiales y luchar por más de esas cosas. Pero la abundancia realmente significa entender que nuestra eternidad y nuestro Universo son interminables.

La abundancia está relacionada con lo que sientes por ti mismo. Si sientes que eres lo suficientemente importante como para pedir, y lo suficientemente divino como para recibir, recibir será tu recompensa. Si, por otro lado, te sientes indigno, será casi imposible que la abundancia fluya en tu vida.

Haz un compromiso personal de hacer lo que amas y de amar lo que haces… ¡¡HOY!!

La abundancia fluye cuando amamos lo que hacemos.

Desapégate

Despréndete de la necesidad de aferrarte a las cosas y a las personas.

En esencia, nunca puedes ser dueño de nada ni de nadie. Cada «apego» es un impedimento para vivir en un nivel de conciencia más alto. En otro nivel, los apegos son responsables de la reducción de la felicidad y el éxito personal. Cuanto más puedas dejar ir a las personas y las cosas, menos obstáculos tendrás en el viaje de tu vida.

La capacidad de estar desapegado de todas las cosas y de todas las personas, y aún así verse a sí mismo como parte de toda la humanidad, es una de las mayores paradojas del viaje espiritual. El desapego es una de las grandes lecciones de la vida para aquellos en el camino a la iluminación.

 

Abundancia en todo

La abundancia es mucho más que el dinero. La abundancia es el flujo de energía que nos llega de la Fuente Universal de la vida, tanto la prosperidad espiritual como la material.

La abundancia es amor y sabiduría. Es talento, habilidades, virtudes, dinero y bienes materiales – la abundancia es lo que necesitamos para cumplir con el propósito de nuestra vida.

 

Agradecimiento diario

La energía debe fluir libremente hacia nosotros y a través de nosotros, para materializar la abundancia. Si no estamos experimentando ese flujo de abundancia entonces tenemos que preguntarnos por qué. ¿Qué es lo que está dentro de nosotros o alrededor de nosotros que está bloqueando el flujo abundante de la prosperidad?

La primera clave para desbloquearnos es:

«Sé agradecido por todo lo que te pasa».

Agradece la alegría y la belleza de toda la creación, incluyendo la belleza de tu propia alma. Agradece continuamente todo lo que eres, y lo que tienes, y verás como tu abundancia aumentará.

Agradece todo lo que te sucede. Cuenta lo negativo, lo positivo, los milagros y desastres – todo – porque son maestros que nos enseñan nuestras lecciones.

Incluso cuando las cosas no vayan como te gustaría, agradece que te muestren que hay algunos ajustes que debes hacer para que las cosas vayan bien.

En situaciones negativas en las que puede resultar difícil estar agradecido, es importante darse cuenta de que cualquier cosa que se acerque a ti es energía que viene hacia ti. Bendice al mensajero que entrega ese paquete de energía en particular, y luego recógelo y transmútalo en algo positivo.

Sé agradecido y ve la luz en todos los que conozcas. Hay algo especial en cada uno, y puedes ayudarles a ver lo que es.