La Ley del Reflejo

La vida nos devuelve lo que sacamos. Cada situación, circunstancia, experiencia y persona en nuestras vidas es un espejo de un aspecto de nosotros mismos. Las personas y las circunstancias nos reflejan los problemas que necesitamos reconocer, tratar y resolver. Continuaremos representando las mismas escenas y reuniéndonos con gente similar una y otra vez hasta que finalmente reconozcamos y aprendamos la lección.

No hay coincidencias en el Universo y todo sucede por una razón. Todo lo que se nos presenta viene con un mensaje y una lección que aprender.

El Universo refleja y refleja hacia nosotros todo lo bueno y lo malo, lo positivo y lo negativo dentro de nosotros mismos y de nuestras vidas. La Ley Espiritual del reflejo nos recuerda que debemos mirarnos en el espejo, estudiar el reflejo y cambiar lo que no nos gusta ver o reconocer dentro de nosotros mismos.

A menudo seguimos atrayendo en nuestras vidas a los mismos tipos de personas y a los mismos tipos de situaciones. Esto puede ser frustrante cuando no oímos y/o entendemos el mensaje o la lección. Lo que entra en nuestras vidas es un estímulo del Universo para mirarse en el espejo y reconocer lo que tiene que enseñarnos.Ley Espiritual del reflejo

Cuando calculamos los patrones y las lecciones subyacentes asociadas, somos capaces de trabajar para resolver cualquier negatividad repetida que se repita en nuestras vidas. Esto a su vez transmuta lo negativo en positivo, y cuando vivimos y enviamos energías positivas, esas mismas energías se reflejan en forma de experiencias y oportunidades positivas, salud y felicidad, amor y luz.

Una vez que la Ley del Reflejo es entendida, somos capaces de expandir nuestro crecimiento espiritual al reconocer lo que la vida está tratando de decirnos, y hacer los cambios necesarios.