Ley Espiritual de la Discriminación

De acuerdo con la Ley Espiritual de la Discriminación, cuanto más evolucionadas están nuestras almas, más se espera que discriminemos y discernamos. Somos probados por el Universo durante toda nuestra vida.

Cuando se nos dice algo, se nos da una guía, conocemos a nuevas personas, entramos en nuevas situaciones o se nos ofrecen nuevas oportunidades, depende de nosotros comprobar internamente si se siente bien o no. Si algún sentimiento o impresión no se siente bien, nos corresponde a nosotros escuchar y escuchar nuestra intuición.Ley Espiritual de Discriminación

La Ley Espiritual de Discriminación nos dice que es nuestra responsabilidad ser discriminados y discernir para poder tomar las decisiones correctas por nosotros mismos. Cuando trabajamos con las fuerzas espirituales del Universo siempre debemos usar nuestra discriminación y discernimiento.

La Ley Espiritual del Discernimiento nos dice que nuestro yo superior y la intuición nos dicen si alguien está siendo honesto con nosotros o no, o si una situación nos conviene. A menudo ignoramos los mensajes de nuestra intuición porque nuestra mente lógica argumenta en contra, y/o no queremos creerlo.

A menudo pasamos por alto y hacemos caso omiso de las advertencias de nuestra intuición. De acuerdo con la Ley Espiritual de Discriminación, si no somos discriminados y discernientes en todos nuestros tratos, llevaremos el karma resultante.

La Ley Espiritual del Discernimiento nos dice que es nuestra responsabilidad personal discernir y discriminar en nuestras vidas.