Ley Espiritual de la Gratitud

La gratitud es estar verdaderamente agradecido de corazón. Cuando tenemos una gratitud genuina, la energía positiva fluye de nuestros corazones y activa las respuestas de otras personas, así como las energías universales. Esta es la Ley Espiritual de la Gratitud.

Cuando estamos verdaderamente agradecidos a otro por lo que ha hecho por nosotros y expresamos esta gratitud, esa persona siente y absorbe la energía de nuestro agradecimiento y siente la alegría de ello, incitándoles a querer ayudar y/o dar de sí mismos aún más. En línea con la Ley Espiritual de la Gratitud, cuando enviamos nuestras sinceras gracias al Universo por todas las bendiciones que hemos recibido, el Universo en su Divina sabiduría y amor responde trayéndonos aún más bendiciones.

La Ley Espiritual de la Gratitud nos dice que la clave para la abundancia es la gratitud, ya que desbloquea los recursos positivos del Universo.

Lo opuesto al aprecio y la gratitud son la crítica y el juicio. La energía de la gratitud y el aprecio genuinos nos sana. Cuando tenemos un aprecio genuino y estamos verdaderamente agradecidos, prestamos atención y nos concentramos en ello. Esto a su vez activa la LEY ESPIRITUAL DE ATENCIÓN, y las bendiciones aumentan y se multiplican.

La Ley Espiritual de la Gratitud nos anima a darnos cuenta de que se nos envían desafíos que debemos superar y aprender de ellos para poder crecer. Esto altera nuestras actitudes hacia ellos. Cada situación desafiante es el regalo de una lección. Como seres humanos, nuestra tarea es aprender la lección del desafío y apreciar lo que tiene que enseñarnos.

Si realmente deseamos que nuestras vidas, cuerpo y alma, mente y espíritu, se vuelvan más saludables, más felices y más positivamente abundantes, debemos mantener un «Diario de Gratitud». Todos y cada uno de los días debemos escribir las cosas por las que estamos agradecidos y apreciados. Al hacer esto nos encontramos buscando las cosas buenas para grabar, y automáticamente nos volveremos más positivos y agradecidos.

Para activar la Ley Espiritual de Gratitud debemos: ser positivos y agradecidos, y contar y reconocer nuestras bendiciones y ser alegres. Debemos reconocer las cosas positivas de las personas y enfocarnos en lo bueno en todas las situaciones. También debemos estar genuinamente agradecidos con la gente y ser amables y cariñosos. Sobre todo, debemos celebrar nuestras vidas y ser felices.

Cuando activamos la Ley Espiritual de Gratitud nos traen bendiciones incalculables y continuas del Universo.