Ley Espiritual de las Bendiciones

Cuando bendecimos a alguien (o algo) estamos invocando naturalmente la Ley Espiritual de las Bendiciones, y estamos dirigiendo la energía Divina hacia ellos. Cuando hacemos esto con intención genuina, un rayo de Luz Blanca Divina es transferido hacia y dentro de la persona que estamos bendiciendo. Levantar la mano en la dirección de la persona (o cosa, por ejemplo, mascota/animal o incluso planta) que desea bendecir refuerza la bendición hacia ellos.

Según la Ley Espiritual de las Bendiciones, el acto de bendecir introduce e invoca energía positiva. Cuando decimos’bendito seas’ a alguien después de que estornude, de hecho estamos deseando que la energía Divina entre en ellos para que puedan ser sanados y saludables.

Para poder invocar la Ley Espiritual de Bendiciones para traer más energías positivas y bendiciones a nuestras vidas, debemos bendecir todas las facetas de nuestras vidas. Debemos bendecir nuestro trabajo para que aumente y se llene de alegría y prosperidad. Debemos bendecirnos a nosotros mismos y a las personas que nos rodean para que ellos (y nosotros mismos) se sientan realizados y felices.

La Ley Espiritual de Bendiciones nos dice que si bendecimos nuestras plantas crecerán abundantemente. Cuando bendecimos nuestro hogar será un lugar de paz y amor. Cuando bendecimos nuestros cuerpos se convertirán en un templo hermoso y saludable para nuestra alma y espíritu.

La Ley Espiritual de las Bendiciones nos dice que podemos representar las bendiciones para nosotros mismos y para los demás, y a su vez nos hacemos abiertos y receptivos a las bendiciones del Universo.