Ley Espiritual del Flujo

El Universo está compuesto de energía. Todo cambia y se mueve y nada es estático. La Ley Espiritual del Flujo gobierna cada área de la vida dentro del Universo.

Para permitir que’nuevo’ entre en nuestras vidas debemos dejar ir lo viejo. Si algo está lleno, no hay lugar para nada nuevo que poner en él. Si nos aferramos a viejas emociones y estamos llenos de viejas memorias, esto impide que surjan cosas nuevas y más felices. Si acaparamos las cosas (cualesquiera que sean) no hay espacio para que entren las nuevas y positivas.

Si tiramos algo, la Ley Espiritual del Flujo asegura que algo nuevo tomará su lugar.

Si tenemos las mismas creencias y pensamientos, entonces recibiremos las mismas condiciones y circunstancias. Según la Ley Espiritual del Flujo, si empezamos a hacer cambios positivos (por insignificantes o pequeños que parezcan), algo diferente vendrá.

Así es como funciona la Ley Espiritual del Flujo. Si quieres algo diferente, haz cosas diferentes’.

Tan pronto como liberamos recuerdos, pensamientos y creencias que ya no son necesarios, abrimos la puerta para que “nuevos” entren.
Constantemente recibimos orientación del Universo, aunque la mayoría de la gente no lo sabe. Muchos ignoran sus instintos e intuiciones y rechazan los impulsos de su alma.

Cuando sabemos que dentro de nosotros algo puede llevar a problemas y miseria, sin embargo lo hacemos de todos modos, ignoramos y resistimos los mensajes de nuestro ser superior. Nuestra intuición es nuestra guía desde el Universo y cuando la honramos vamos con la Ley Espiritual del Flujo.