Más allá del pasado

El movernos más allá del pasado es el trabajo profundo de nuestra alma. Nuestra alma sabe en lo más profundo que para moldear el futuro que deseamos, también debemos asumir la responsabilidad y la rendición de cuentas por el pasado.

La Ley Universal del Karma dicta que cualquier cosa que hagamos cierra el círculo y que cualquier cosa que enviemos regresa a nosotros. Karma es una obra sánscrita que significa `acto’, `acción’, `hecho’ o `palabra’. Tanto el karma positivo como el negativo es el efecto de las causas puestas en movimiento en el pasado.

El Karma es las consecuencias de nuestros pensamientos, acciones, palabras y acciones.

Por la Ley del Karma toda la energía regresa a nosotros. Cuando la energía positiva regresa a nosotros, vemos cosas positivas en nuestras vidas. Cuando la negatividad vuelve a nosotros, vuelve a buscar una solución. Es una oportunidad para nosotros de hacer las cosas bien y transformar la energía en algo positivo.

Si elegimos no transmutar la energía de negativa a positiva, la energía negativa permanece y puede manifestarse en forma de accidentes, enfermedades, enfermedades y desarmonías. Puede manifestarse en forma de malos hábitos arraigados que nos impiden llevarnos bien con los demás, e incluso en la expresión del amor.

Desarrolle una actitud positiva

Aunque no podemos cambiar lo que ha sucedido en el pasado, podemos liberarnos a nosotros mismos y a los demás de los errores del pasado. Podemos hacerlo aprendiendo de las lecciones para no repetirlas, enmendando, perdonándonos a nosotros mismos y a los demás y creando un karma positivo o bueno.

Técnicas espirituales como mantras, oraciones e incluso cantos sagrados ayudan a limpiar nuestro karma, transmutando así la energía y sanando el pasado.