22 Citas de George Bernard Shaw que cambiarán la forma en que piensas

La vida no se trata de encontrarte a ti mismo. La vida se trata de crearse a sí mismo.

El progreso es imposible sin cambios, y los que no pueden cambiar de opinión no pueden cambiar nada.

Las personas que dicen que no se puede hacer no deben interrumpir a los que lo están haciendo.

El mayor problema de la comunicación es la ilusión de que ha tenido lugar.

Nos hacemos sabios no por el recuerdo de nuestro pasado, sino por la responsabilidad de nuestro futuro.

Una vida dedicada a cometer errores no sólo es más honorable, sino más útil que una vida dedicada a no hacer nada.

Cuidado con el falso conocimiento; es más peligroso que la ignorancia.

Sólo haz lo que debe hacerse. Puede que esto no sea felicidad, pero es grandeza.

Toda persona que ha dominado una profesión es escéptica al respecto.

Mejor que te mantengas limpio y brillante; eres la ventana a través de la cual debes ver el mundo.

Quiero agotarme completamente cuando muera, porque cuanto más trabajo más vivo. Me alegro de la vida por su propio bien.

La primera condición para el progreso es la eliminación de la censura.

No tenemos más derecho a consumir la felicidad sin producirla que a consumir la riqueza sin producirla.

Todas las grandes verdades comienzan como blasfemias.

No puedes ser un héroe sin ser un cobarde.

Un caballero es aquel que pone más en el mundo de lo que saca.

Dejarás que el miedo a la pobreza gobierne tu vida y tu recompensa será que comerás, pero no vivirás.

No dejamos de jugar porque envejecemos; envejecemos porque dejamos de jugar.

El peor pecado hacia nuestros semejantes no es odiarlos, sino serles indiferente: esa es la esencia de la inhumanidad.

La imaginación es el principio de la creación. Imaginas lo que deseas, harás lo que imaginas y al final creas lo que quieres.

El éxito no consiste en no cometer nunca errores, sino en no cometer nunca el mismo una segunda vez.

Sólo en el papel la humanidad ha alcanzado la gloria, la belleza, la verdad, el conocimiento, la virtud y el amor duradero.