Cómo ser verdaderamente hermosa según Audrey Hepburn

Audrey Hepburn , un icono de la pantalla de cine sabía que la verdadera belleza reside en el interior de una persona y no sólo en su apariencia. Con el paso del tiempo, Hepburn apareció en cada vez menos películas y cada vez dedicó más tiempo a trabajar en proyectos con UNICEF. Trabajó en algunas de las comunidades más pobres de África, América del Sur y Asia, donde recibió la Medalla Presidencial de la Libertad en reconocimiento a su labor como Embajadora de Buena Voluntad UNICEF.

Nada es imposible, la palabra misma dice «soy posible»!

La belleza de una mujer debe ser vista desde sus ojos, porque esa es la puerta de su corazón, el lugar donde reside el amor.

La mejor cosa a la que aferrarse en la vida es el uno al otro.

Para ojos hermosos, busca lo bueno en los demás; para labios hermosos, habla sólo palabras de bondad; y para aplomo, camina con el conocimiento de que nunca estás solo.

A medida que crezcas, descubrirás que tienes dos manos, una para ayudarte a ti mismo, la otra para ayudar a los demás.

He tenido suerte. Las oportunidades no aparecen a menudo. Así que, cuando lo hacen, tienes que aprovecharlas.

Vivir es como atravesar un museo. No es hasta más tarde cuando realmente empiezas a absorber lo que viste, a pensar en ello, a buscarlo en un libro y a recordar, porque no puedes absorberlo todo de una vez.

Me encanta la gente que me hace reír. Honestamente creo que es lo que más me gusta, reír. Cura una multitud de enfermedades. Es probablemente la cosa más importante en una persona.

Nací con una enorme necesidad de afecto, y una terrible necesidad de darlo.

Decidí, muy pronto, aceptar la vida incondicionalmente; nunca esperé que hiciera algo especial por mí, sin embargo, parecía lograr mucho más de lo que nunca había esperado. La mayoría de las veces me pasó sin que yo lo buscara.

Si mi mundo se derrumbara mañana, recordaría todos los placeres, excitaciones y méritos que he tenido la suerte de tener. No la tristeza, ni mis abortos, ni mi padre dejando el hogar, sino la alegría de todo lo demás. Habrá sido suficiente.

Se puede saber más de una persona por lo que dice de los demás que por lo que los demás dicen de ella.

Elija el día. Disfrútalo, hasta el final. El día como viene. La gente como viene… El pasado, creo, me ha ayudado a apreciar el presente… y no quiero estropear nada de esto preocupándome por el futuro.

El éxito es como llegar a un cumpleaños importante y descubrir que estás exactamente igual.

No creo en la culpa colectiva, pero sí en la responsabilidad colectiva.

La belleza de una mujer no está en la ropa que lleva, la figura que lleva o la forma en que se peina el pelo.

El «Tercer Mundo» es un término que no me gusta mucho porque todos somos un solo mundo. Quiero que la gente sepa que la mayor parte de la humanidad está sufriendo.

Hay una obligación moral que los que tienen deben dar a los que no tienen.