Curar las adicciones

Las adicciones son el resultado de la entrega de nuestro poder personal y las adicciones de todo tipo van de la mano con los sentimientos, situaciones, aspectos y patrones de pensamiento negativos dentro de nosotros mismos, y pueden ser el resultado de la falta de respeto por nosotros mismos y la baja autoestima.

Las adicciones pueden ser destructivas para todos los involucrados… el ‘adicto’ y la familia, los amigos y los allegados.

La sustancia de la adicción – ya sea alcohol, cafeína, azúcar, chocolate, drogas ilícitas o prescritas, etc. – puede ser potencialmente dañina a largo plazo y/o en grandes dosis.

La adicción es un signo de debilidad interna y falta de fortaleza. El hecho de que el adicto crea que no puede vivir sin ella indica una falta de control personal.

Los resultados a largo plazo de una adicción pueden convertirse en una forma o patrón de pensamiento negativo, ya que el cerebro sigue enviando los mensajes y señales de «demanda y necesidad», y éstos se convierten en el principal foco y fuerza motriz del adicto.

A continuación se presentan algunas sugerencias para ayudar a vencer una adicción y romper un hábito negativo.

  • Concéntrese en su intención.
  • Sea claro en su razonamiento para dejar la adicción/hábito, por ejemplo, preocupaciones de salud, razones de vanidad, relaciones, sociabilidad, estado mental y/o físico, etc.
  • Piense y concéntrese en algo que le disguste intensamente, que pueda imaginar y visualizar junto a su hábito o adicción (p. ej., cigarrillos o chocolate) para desanimarlo.
  • Fije una fecha realista.
  • Planee hacer una disminución definitiva de su consumo día a día, marcando los días de descanso a medida que vaya progresando positivamente.
  • Evite los alimentos, situaciones o actividades «desencadenantes» que normalmente asociaría con su hábito o adicción.
  • Evite la tentación.

Una vez que sea consciente del efecto de sus pensamientos, podrá controlarlos y utilizarlos de la mejor manera posible y con el mayor efecto y beneficio. Somos capaces de hacernos a nosotros mismos (y a los demás) más positivos y ligeros conscientemente sólo usando nuestras intenciones y pensamientos positivos.