Quiropráctica

La palabra ‘Quiropráctica’ se origina de las palabras griegas ‘kheir’ que significa ‘manos’ y ‘praktikos’ que significa ‘práctico’.

La quiropráctica es un remedio eficaz para los problemas musculares y óseos en particular. La quiropráctica trabaja con la premisa de que si hay algún desplazamiento en el esqueleto humano afectará la función de los nervios. La quiropráctica se utiliza para aliviar el dolor mediante la manipulación y para corregir cualquier problema que se presente en las articulaciones y los músculos, en particular la columna vertebral. Los trastornos de la columna vertebral pueden causar problemas generalizados en todo el cuerpo, algunos relacionados y otros no tan obvios como el estreñimiento, la migraña, el asma, el catarro, entre otros.

Los quiroprácticos usan sus manos para afectar las diversas técnicas de manipulación durante el tratamiento.

Puede haber una variedad de efectos que se sienten después de un tratamiento quiropráctico, que van desde rígido a dolorido, hasta alivio instantáneo y continuo.